15. Saludar adecuadamente a las personas

  1. La mayoría de los perros saltan sobre la gente para saludarla. Esto empieza cuando el perro todavía es un cachorro y las personas acarician al perrito que se les suba encima. Cuando el perro es un cachorro esto es divertido, pero deja de serlo cuando el perro se vuelve adulto, especialmente si es un mastín napolitano u otro perro de raza gigante. Como el perro ha recibido tantos refuerzos por saltar sobre la gente, esta conducta se ha convertido en un hábito que no siempre es fácil eliminar.

    Este ejercicio no lleva una orden porque tu perro debe saludar a la gente de forma tranquila en todo momento. Sin embargo, la orden “sienta” te será de utilidad para practicar el ejercicio porque tu perro no puede saltar sobre la gente cuando está sentado. Ésta es una aplicación práctica del adiestramiento de conductas incompatibles.

    Saludar adecuadamente. Criterio 1: tu perro deja de saltarte encima

    •  Lo primero que debes conseguir es que tu perro se calme un poco cuando te saluda (cuando vuelves a tu casa). Para esto, tienes que ignorar a tu perro cada vez que te salta encima, hasta que se aburra de saltar. Esto te puede tomar un buen tiempo la primera vez, así que deberás armarte de paciencia.
    •  Cuando tu perro se calme un poco y pueda estar con sus cuatro patas en el piso, haz click y dale una recompensa. Haz esto frecuentemente mientras tu perro mantiene sus cuatro patas en el piso.
      •  Si tu perro te salta encima y luego pone sus cuatro patas en el piso, ignóralo. Si recompensas esta conducta, estarás creando una cadena de conductas que consiste en saltar y luego quedarse tranquilo. Lo mejor es que esperes a que se calme un poco, camines un par de pasos hacia un costado o hacia atrás y recompenses a tu perro por acercarse tranquilamente.
      •  La mayoría de la gente no puede practicar este ejercicio en sus regresos normales a casa porque no tiene el tiempo necesario (está volviendo del trabajo o del colegio y tiene que ir a almorzar, a cenar, etc.). Por eso, lo mejor es planificar varias sesiones un fin de semana. Simplemente sal de tu casa por dos o tres minutos y regresa. Practica el ejercicio y quédate en casa unos 10 minutos. Luego, vuelve a salir. Si te das el tiempo necesario para practicar esto por una mañana, tendrás el éxito asegurado.
      •  Pasa al siguiente criterio cuando hayas logrado una mejoría notoria en la conducta de tu perro, es decir que tu perro te recibe adecuadamente ocho de cada 10 veces que vuelves a tu casa (necesitarás llevar un registro de esto).

        Saludar adecuadamente. Criterio 2: tu perro se sienta para recibirte

        •  Ahora que tu perro te recibe más calmado, debes pedirle que te salude sentado. Obviamente, primero tienes que haberle enseñado la orden “sienta”.
        •  Practica este ejercicio un fin de semana, de la misma forma que en el criterio 1 (saliendo por dos minutos de tu casa y retornando).
        •  Cada vez que entres, guía a tu perro con la recompensa como hacías para que se siente. Cuando él se siente, haz click, dale la recompensa y salúdalo.
        •  Si tu perro responde muy bien a la orden “sienta” y estás seguro que te obedecerá, puedes pedirle que se siente en lugar de guiarlo con la recompensa. Poco a poco él se anticipará a la orden.
        •  Pasa al siguiente criterio cuando hayas logrado una mejoría notoria en la conducta de tu perro, es decir que tu perro te recibe sentado ocho de cada 10 veces que vuelves a tu casa (necesitarás llevar un registro de esto).

          Saludar adecuadamente. Criterio 3: tu perro se sienta para recibir a otras personas

          •  Repite los dos procedimientos anteriores (criterio 1 y 2) con varias personas. Practica con la mayor cantidad de personas que te puedan ayudar y asegúrate que tengan características diferentes. Debes practicar con hombres, mujeres, niños, ancianos, hombres con barba, mujeres con barba… bueno, éstas quizás no.
          •  Si las personas que te colaboran no pueden ignorar a tu perro mientras les salta encima, ten a tu perro sujeto con la correa durante las primeras sesiones. De esta forma podrás evitar que salte sobre la gente, pero asegúrate de no dar tirones de correa ni castigar a tu perro. Simplemente debes mantenerte un poco alejado de la gente hasta que tu perro se calme.

            Los criterios siguientes consisten en generalizar la conducta (parte de esto corresponde al criterio 3) e introducir distracciones. Más adelante verás cómo hacer todo esto.