17. Aumentar la duración de cada ejercicio

    1. Cuando le has enseñado un nuevo ejercicio a tu perro, necesitas llevar ese ejercicio por todas las etapas del adiestramiento canino para que se convierta en un hábito completamente fijado.

Para no abordar los aspectos teóricos que puedes leer en http://www.deperros.org/adiestramiento, te explicaré cómo abordar los aspectos prácticos de dichas etapas.

Una vez que tu perro comprenda una orden, debes enseñarle a mantener la conducta deseada por más tiempo. Por ejemplo, cuando le dices “échate” no esperas que se eche y se levante inmediatamente. En cambio, esperas que se eche y mantenga esa posición hasta que le ordenes otra cosa o le des una orden de liberación.

La orden de liberación le indica a tu perro que el ejercicio ya ha finalizado y puede “romper” la posición. Si has usado una orden verbal en lugar del clicker (por ejemplo, “Ok”), esa misma palabra será tu orden de liberación. Si has usado el clicker para enseñarle los ejercicios a tu perro, entonces tendrás que enseñar una orden de liberación antes de seguir adelante. En este punto dejarás de usar el clicker.

Para enseñarle a tu perro la orden de liberación, simplemente repite el ejercicio de cargar el clicker, pero di “Ok” en lugar de usar el clicker. Pronuncia esa palabra rápidamente y con entusiasmo, para estimular más a tu perro.

Ten en cuenta que si has usado “aquí” para enseñarle a tu perro a acudir al llamado, es mejor que no uses “Ok” como orden de liberación. En ese caso, elige otra palabra corta y clara. Algunos entrenadores usan “¡eso!”, otros usan “¡adelante!” y otros usan un click hecho con la lengua.

Puedes empezar a aumentar la duración de cada ejercicio en cuanto hayas finalizado el último criterio de la etapa de aprendizaje. No necesitas terminar de enseñarle todos los ejercicios para pasar a esta etapa.

Los ejercicios que requieren aumentar la duración son: prestar atención, sienta, échate, descanso, en pie, caminar sin jalar la correa, deja y saludar adecuadamente a las personas.

Recuerda que no enseñaste una orden de “quieto” a tu perro. Esto es porque no necesitas darle una orden adicional para que mantenga la posición que le ordenaste anteriormente. Sin embargo, aumentar la duración corresponde a lo que algunos entrenadores llaman “quieto”, sólo que no necesitas añadir esta orden extra.

Al igual que en la etapa de enseñanza, es importante que tu perro se sienta atraído por las recompensas de comida, pero no es bueno que aumentes la duración de los ejercicios antes de darle su comida diaria. Si tu perro está hambriento, será más difícil que se quede en la posición que le ordenaste.

Lo mejor es que lleves a cabo las sesiones de adiestramiento unas dos horas (o más) después que tu perro haya comido.

Para aumentar la duración de las conductas que le enseñaste a tu perro, simplemente debes aumentar un poquito el tiempo en cada sesión. Por ejemplo, para aumentar el tiempo que tu perro permanece sentado:

  •  Ordénale a tu perro que se siente.
  •  Espera medio segundo y dale la orden de liberación, seguida de una recompensa de comida.
  •  Repite el procedimiento 10 veces. Si tu perro responde correctamente ocho de cada 10 veces, aumenta medio segundo más en la

    próxima sesión. En caso contrario, deberás repetir este procedimiento en la siguiente sesión.

    1. Aumenta medio segundo en las primeras sesiones para asegurarte que tu perro se quedará en la posición indicada. Cuando llegues a los tres segundos, puedes aumentar un segundo en cada sesión.

      Ocasionalmente, da la orden de liberación y recompensa a tu perro antes que se haya cumplido el plazo que te habías fijado. De esta forma harás más interesante el ejercicio para tu perro. Pero has esto sólo de manera ocasional.

      Cuando puedas dejar a tu perro en la posición deseada (por ejemplo, sentado) por 10 segundos, empieza a aumentar distracciones ligeras y generaliza la conducta en lugares sin distracciones. Luego, cuando tu perro haya generalizado esa conducta en diferentes lugares sin distracciones, puedes volver a aumentar la duración.

      En este punto, también debes empezar a alejarte de tu perro. Empieza dando un paso al costado. Si tu perro se queda en la posición en que lo dejaste, haz click y recompénsalo. No importa si él se mueve después del click.

      Si tu perro se mueve cuando te alejas un paso, dile “ah- ah” (como negando algo) y vuelve a acomodarlo en la posición y el lugar en que estaba.

      A medida que el adiestramiento progrese, podrás aumentar más pasos. Haz esto de forma gradual, un paso por sesión.

      1. Ten en cuenta que solamente debes concentrarte en un criterio a la vez. Así que cuando empieces a generalizar la conducta en cuestión (por ejemplo, sentado), olvídate de aumentar la duración. De la misma forma, cuando

        estés trabajando en aumentar la duración, olvídate de generalizar la conducta, discriminar entre órdenes, etc.

        El único ejercicio en que el procedimiento es diferente, es el de caminar sin jalar la correa. En este ejercicio simplemente tienes que aumentar el número de pasos que das antes de darle una recompensa a tu perro. Aumenta el número de pasos de manera gradual y poco a poco.

        Después de generalizar cada uno de estos ejercicios, deberías seguir entrenando hasta lograr que tu perro mantenga cada una de las posiciones por unos cuantos minutos (alrededor de tres o cuatro). Obviamente, para llegar a esto no necesitarás aumentar un segundo en cada sesión. Cuando tu perro pueda quedarse en una posición por un minuto, puedes aumentar el tiempo en cinco o 10 segundos por sesión.

        El único ejercicio en que puedes aumentar el tiempo más de unos cuantos minutos es “descanso”. Es bueno entrenar este ejercicio para que tu perro pueda permanecer en posición de descanso por varios minutos (máximo 30). De esta forma, él aprenderá a tener un gran autocontrol. Trabaja de a poco y no esperes grandes avances en poco tiempo.