20. Discriminación de órdenes

Cuando tu perro ya conozca tres o cuatro órdenes, debes empezar a entrenar la discriminación de órdenes. Para esto, simplemente planifica algunas sesiones en que le practiques estas tres o cuatro órdenes. Por ejemplo, indicándole a tu perro que se siente, luego que se eche, luego que se pare, etc.

Al principio tendrás que ayudar a tu perro guiándolo con las recompensas de comida. Por tanto, tenlas a mano. También será bueno que uses el clicker para las primeras sesiones, aún cuando ya hayas utilizado la orden de liberación.

Practica las órdenes que tu perro ya sepa, pero díselas de forma aleatoria. No sigas un patrón fijo como “sienta”, “échate”, “en pie”, “sienta”, “échate”, etc. Si haces eso, tu perro empezará a anticipar la siguiente orden.

Durante las primeras sesiones de discriminación, haz click y recompensa a tu perro cada dos órdenes. En las siguientes sesiones, aumenta gradualmente el número de órdenes que das antes de hacer click y recompensar a tu perro.

Cuando tu perro discrimine bien las órdenes que conoce, y de forma ocasional, haz click y recompensa a tu perro después de una sola orden.

Los ejercicios que tu perro deberá aprender a discriminar son:

Prestar atención                                                                                                                                                                                                                              Sienta                                                                                                                                                                                                                                                Suelo                                                                                                                                                                                                                                              Descanso                                                                                                                                                                                                                                              En pie                                                                                                                                                                                                                                             Acudir al llamado                                                                                                                                                                                                                                No cruzar la calle sin autorización

Caminar sin jalar la correa y saludar adecuadamente a las personas no llevan una orden asociada. Por tanto, no incluirás estos ejercicios en la discriminación de órdenes.