8. Échate

  • Este ejercicio consiste en que tu perro se eche a la orden. Puedes usar la orden “échate” o cualquier otra palabra. Algunas órdenes comunes en el adiestramiento canino, para este ejercicio, son “down”, “platz” y “suelo”. Elije la que más te guste y que no se parezca a otras órdenes.

    Échate. Criterio 1: guías a tu perro con la recompensa para que se eche

    Sujeta una recompensa de comida y acércala a la nariz de tu perro. Mueve lentamente la recompensa hacia abajo para que tu perro la siga con la nariz, pero no dejes que la tome (no importa si la va masticando, pero que no te la quite de la mano).

    •  Cuando tu perro baje la cabeza hasta el suelo, tenderá a echarse. Si no se echa, mueve lentamente la recompensa un poco hacia delante.
    •  Cuando tu perro se eche, haz click y dale la recompensa. Reduce el lenguaje corporal a medida que tu perro va comprendiendo el ejercicio.
    •  Repite el procedimiento 10 veces. Si tu perro responde correctamente ocho de cada 10 veces, pasa al siguiente criterio en la próxima sesión. En caso contrario, deberás repetir este procedimiento en la siguiente sesión.

      Nota

      Puedes intentar este procedimiento cuando tu perro está sentado o parado. La mayoría de los perros se echan con más facilidad si antes están sentados, así que puede resultarte mejor si tu perro está sentado. Sin embargo, no uses la orden “sienta” para esto, porque no es ese el ejercicio que estás enseñando, así que no recompensarás los sentados.

      Algunos perros no se echan con este procedimiento. Si tu perro es uno de esos, captura la conducta. Para esto, enciérrate con tu perro en el baño o en otro lugar aburrido y siéntate a leer alguna revista. Mira de reojo a tu perro, porque en algún momento se aburrirá y se echará. En ese momento haz click y recompénsalo. Luego, repite el procedimiento varias veces hasta que él comprenda que echarse es algo que le da recompensas. Después de unas cuantas repeticiones podrás guiar a tu perro con la recompensa hasta que se eche.

      Échate. Criterio 2: guías a tu perro para que se eche, pero sin tener la recompensa en la mano

      •  Haz el mismo procedimiento del criterio 1, pero sin tener la recompensa en la mano.
      •  Repite el procedimiento 10 veces. Si tu perro responde correctamente ocho de cada 10 veces, pasa al siguiente criterio en la próxima sesión. En caso contrario, deberás repetir este

        procedimiento en la siguiente sesión.

        Échate. Criterio 3: introduce la orden

        •  Repite el mismo procedimiento del criterio 1 (con la recompensa en la mano), pero di “échate” antes de guiar a tu perro con la recompensa (momento adecuado en la foto 1).
        •  Repite el procedimiento 10 veces. Cuando notes que tu perro empieza a responder a la orden, reduce gradualmente los movimientos que haces con el brazo y el resto del cuerpo, hasta eliminarlos totalmente.
        •  Cuando tu perro responda correctamente a la orden ocho de cada diez veces, sin que tengas que usar lenguaje corporal (movimiento), pasa al siguiente criterio en la próxima sesión. En caso contrario, deberás repetir este procedimiento en la siguiente sesión.

          Échate. Criterio 4: la orden sin la recompensa

          •  Repite el mismo procedimiento del criterio 3, pero sin tener la recompensa en la mano. Ten en cuenta que las respuestas correctas de tu perro serán recompensadas, pero no guiarás a tu perro con la recompensa ni la recompensa será visible antes que él responda correctamente. Es decir que la recompensa estará en la riñonera en tu espalda, o sobre una mesa.
          •  Repite el procedimiento 10 veces. Cuando notes que tu perro empieza a responder a la orden, reduce gradualmente el movimiento que haces con el brazo, hasta eliminarlo totalmente.
          •  Cuando tu perro responda correctamente a la orden ocho de cada diez veces, sin que tengas que usar lenguaje corporal (movimiento), pasa al siguiente criterio en la próxima sesión. En caso contrario, deberás repetir este procedimiento en la siguiente sesión.

            Los criterios siguientes consisten en aumentar la duración, generalizar la conducta, discriminar entre órdenes, introducir distracciones y practicar el ejercicio a distancia. Más adelante verás cómo hacer todo esto.